C/ de Enrique Wolfson, Nº 33

38004 Santa Cruz de Tenerife

+34633750004

24/7 estamos a tu lado

24 horas

Siempre a tu lado

¿Qué es La Paranoia?

¿Qué es La Paranoia

La Paranoia se puede presentar cuando somos víctimas de nuestras inseguridades. Es decir, nos sentimos amenazados en todo momento.

Esta distorsión cognitiva fundamentada en la idea que los demás de alguna u otra manera nos quieren hacer daño.

Es una tendencia a interpretar de manera errónea de situaciones neutrales como amenazantes.

En enfermedades psiquiátricas graves como la esquizofrenia, la paranoia tiene un papel activo.

Sin embargo, no se limita a quienes padecen de una psicopatología, sino que se manifiesta en un amplio grupo de personas supuestamente sanas.

Incluso, La Paranoia “cotidiana” lo padece alrededor de un tercio de la población mundial.

Las personas que padecen de paranoia cotidiana son con sus amigos, conocidos y hasta extraños hostiles o muy críticos con ellos.

La diferencia entre paranoia cotidiana de la clínica, es la fuerza de fijación de las ideas y como afectan sus actividades diarias.

Es por eso dependerá de cuanto sufrimiento o discapacidad le provoque la paranoia a la persona, para así catalogarla dentro de esta enfermedad.

Desafortunadamente, la paranoia no solo existe sino que va en aumento, por el hecho de las noticias actuales resaltan situaciones de amenazas y de peligros.

Además, buscan despertar el miedo en la población ya susceptible. Igualmente, actúan las redes sociales que provocan sensaciones de ansiedad, miedo e inseguridad en las personas.

No obstante, la desconfianza en sí misma es adaptativa, y nos ayuda a detectar el peligro y situaciones amenazantes.

Pero cuando está presente la Paranoia, reaccionamos de manera exagerada antes los estímulos del medio que nos rodea.

Problemas para interpretar las emociones.

La paranoia tiene una fuerte tendencia a emitir prejuicios negativos a las interacciones ambiguas, dejando mucho a la interpretación.

Por ejemplo, el silencio de una persona conocida que la vemos pasar por una calle y no nos saluda.

Ya con eso motivo es suficiente para formularnos cábalas de porque no nos saludó. Donde entra en juego la interpretación paranoica.

Una situación neutral se torna negativa en nuestra mente.

El problema radica, cuando las personas sufren de esta enfermedad no pueden interpretar las expresiones emocionales ajenas.

Trayendo como consecuencia que llenan el vacío del suceso con su imaginación, formulando pensamientos negativos.

La Paranoia Clínica.

Además de existir la paranoia de tipo cotidiana, existe la paranoia clínica esta última es producto de trastornos psiquiátricos y por ende más severos.

Así como la esquizofrenia produce un estado de paranoia muy fuerte, en pacientes que sufren dicho trastorno.

Existen otras patologías tales como: la ansiedad, la depresión, el consumo de drogas o inclusive la falta de sueño.

Estos factores pueden transformar estímulos inofensivos en situaciones de pánico.

Haciendo que la persona no pueda distinguir situaciones neutras o incluso amables con situaciones reales de peligros u hostiles.

Conclusión.

Para finalizar podemos enfatizar que la paranoia cotidiana puede controlarse, tan solo tomándose un tiempo para la reflexión y permanecer calmados en situaciones de estrés.

Cuando está presente la paranoia clínica, hay que hacer seguimiento de acuerdo a la psicopatología que presente el paciente y aplicar el tratamiento adecuado.

Si te ha interesado este artículo y deseas profundizar más en el tema te recomendamos echar un vistazo aquí . Si te ha gustado nuestro artículo puedes leer más aquí

Otras publicaciones

No esperes más y solicita tu consulta