C/ de Enrique Wolfson, Nº 33

38004 Santa Cruz de Tenerife

+34633750004

24/7 estamos a tu lado

24 horas

Siempre a tu lado

¿Qué hay detrás de los Tics Nerviosos?

¿Qué hay detrás de los Tics Nerviosos?

Los Tics Nerviosos, se producen debido a contracciones nerviosas involuntarias, que pueden involucrar a cualquier grupo de músculos del organismo.

Es de mencionar que estos tics son muy comunes en la población en general.

En que la mayoría de estas afectaciones tiene su origen en momentos de crisis o de mucho estrés.

En sus primeras fases este tipo de tics pueden ser controlados por la persona, en que ésta hace un gran esfuerzo para restringir dichos movimientos.

Pero después de un tiempo estos tics suelen empeorar y no pueden ser controlados por la persona de manera consciente.

Igualmente, existen los más diversos Tics Nerviosos por ejemplo, el parpadeo del ojo y las más variadas muecas faciales con algunas de las más comunes.

También se puede mencionar, el aleteo nasal, la apertura de la boca, sacudir la cabeza o empujar manos y piernas.

Y otra forma de que se manifiestan es a través de la vocalidad.

Por ejemplo, tics de tarareo, gruñidos, carraspeos de garganta, toser, inhalar o inclusive decir palabras que se pueden reconocer fácilmente.

Ya que salen de la boca de la persona de manera explosiva o de manera espástica.

No obstante, en algunas personas muestran tics autolesivos como morderse la mejilla o los labios.

Aun cuando, por lo común los Tics Nerviosos más frecuentes son en el área de la cabeza. Seguidos por los brazos y manos.

Por último, afectan el tronco y las extremidades inferiores. Aunque, lo tics nerviosos del sistema respiratorio o vocales son pocos comunes.

Estos suelen aparecer solo cuando la persona lleva muchos años con otros tics nerviosos motores.

Tics Nerviosos: Simples y Complejos.

Estos pueden ser simples y complejos. Los tics nerviosos simples suceden con la contracción involuntaria de un músculo.

Mientras que los tics nerviosos complejos, se desarrollan en los movimientos musculares con algún objetivo.

Por ejemplo, la masticación, el rasguñar, saltar o dar vueltas, un movimiento para lanzar algo, entre otros.

Por otro lado, en el caso de la vocalidad, un tic nervioso complejo es aquel que produce una palabra.

En la vocalidad el tic nervioso más complicado es del trastorno de Tourette, que se presenta esencialmente en niños y adolescentes.

Asimismo, el trastorno de Tourette, tiene la particularidad que su origen es de tipo genético.

En forma general, se puede decir que el resto de los tics nerviosos no tienen su origen a causa genética.

Tampoco sea por causa neurológica, o por producto de tratamientos farmacológicos. Estos suelen estar causados por una tensión extrema.

En este sentido, las personas que ya han presentado algún tic nervioso en condiciones de estrés, este se vuelve a manifestar aumentando paulatinamente su intensidad.

Incluso, especialistas afirman que además de la ansiedad, y situaciones de mucho estrés que estén sometido las personas en general.

Son más propensos a desarrollar tics nerviosos las personas que padezcan de trastornos obsesivos – compulsivos.

Estos tipos de tics nerviosos se han relacionado con comportamientos ritualistas, problemas para controlar los impulsos, deficiencias en el aprendizaje, entre otros.

Por último, existen casos de tics poco comunes como la ecopraxia, que es el impulso a imitar las acciones de otras personas.

Por ejemplo, el sujeto camina detrás de alguien o repite cada arrastre del pie.

No obstante, se debe aclarar que algunos niños tienen este tipo de comportamientos en las que se puede observar, pero son conductas imitativas.

Por lo común, son producto de que quieren imitar a una persona a la cual se le aprecia mucho, y que se encuentra dentro de su radio de acción.

Otro de los tics nerviosos muy raros a nivel de la población es el que es denominado como palilalia.

Es el impulso descontrolado que tiene la persona de repetir sus propias palabras o pensamientos.

 Conclusión.

Para finalizar podemos decir que la mayoría de las personas que sufren de tics nerviosos no necesitan tratamiento médico.

En este sentido, el 2/3 partes de ellas presentan síntomas muy leves.

Sin embargo, para 1/3 de las personas los tics nerviosos pueden causarles malestar, en sus actividades diarias.

Por lo que se recomienda aplicar algún tipo de tratamiento farmacológico. Aun cuando, las técnicas cognitivo – conductuales suelen ser muy eficaces.

Además de la relajación, el disminuir el estrés hace que sea más efectivo en el tratamiento de los tics nerviosos.

Si te ha interesado este artículo y deseas profundizar más en el tema te recomendamos echar un vistazo aquí . Si te ha gustado nuestro artículo puedes leer más aquí

Otras publicaciones

No esperes más y solicita tu consulta