C/ de Enrique Wolfson, Nº 33

38004 Santa Cruz de Tenerife

+34633750004

24/7 estamos a tu lado

24 horas

Siempre a tu lado

¿Qué son los Trastornos de la Consciencia?

Trastornos de la Consciencia

Antes de hablar sobre los Trastornos de la Consciencia, es necesario hacer una breve descripción de la consciencia, para tener una mayor comprensión del tema.

La consciencia tiene como funcionalidad de integrar todos los datos psíquicos de tipo objetivo, intelectual y emocional de forma general.

En el cual les dota de un significado a cada uno de dichos datos gracias a la integración sujeto, tiempo y espacio.

La consciencia puede decirse además, que es la capacidad de nuestro cerebro para auto representar el conocimiento y el pensamiento.

En este sentido, es la forma de darnos cuenta de que el mundo existe y todo lo que nos rodea.

Igualmente, de nuestra personalidad tanto física como mental. Es decir, nuestro yo interior.

La consciencia se manifiesta de forma íntegra, cuando una persona es capaz de responder de forma comprensible y lógica.

De acuerdo a su cultura, tanto los estímulos internos como externos.

Es por ello, que la consciencia es compleja ya que depende de la información del exterior captada a través de los sentidos.

Asimismo, de la información interna y de los fenómenos fundamentalmente psíquicos. Todo esto lo abarca la consciencia.

Por consiguiente, los Trastornos de la Consciencia, son muy comunes en el área de la psicopatología.

Los Trastornos de Consciencia más comunes.

  • Hipervigilancia.

Se debe a la alteración de los sistemas neurobiológicos que controlan  el estado de atención y de alerta.

Provocando una agitación de los sentimientos o de las vivencias.

Se trata de una conjugación de síntomas que provienen del área sensorial, motora, afectiva y cognitiva.

Este tipo de Trastornos de la Consciencia también es conocido como hiperfrenia.

La persona hipervigilante experimenta un incremento de su actividad motora y verbal.

Aun cuando, no se aprecia un mayor rendimiento ni un nivel de atención mejor. Inclusive, se puede presentar distorsiones de la atención.

La hipervigilancia es un estado muy típico en enfermedades somáticas, en las manías y en las intoxicaciones por drogas.

  • Letargia o sopor.

Se parece a la somnolencia en el cual es difícil mantener el estado de atención y nivel de alerta, a pesar de que la persona haga intentos por lograrlo.

Con la letargia pueden existir problemas para hacer referencias a ciertas memorias y una ligera desorientación del tiempo y espacio.

  • Obnubilación.

Es cuando la persona presenta un estado de lucidez incompleta, en el cual tiene un trastorno de la percepción y desorientación en espacio y tiempo.

La persona responde cuando se le estimula repetidamente. Sin embargo, denota distraibilidad distorsión de la percepción y alteración de las funciones intelectuales.

Por ejemplo, si se le pregunta cómo se siente, esta responderá que se siente incapaz de reflexionar y de concentrarse.

  • Estupor.

La persona con estupor disminuye la reactividad antes los diversos estímulos, en que puede estar acompañado de una disminución de la consciencia del entorno.

En algunos casos la persona puede caer en un estado precomatoso.

La persona tiene la capacidad de alcanzar un ligero estado de alerta pero solo si se le aplican estímulos muy fuertes.

Pero de forma espontánea no es capaz de realizar una conducta intencionada, sus respuestas verbales son incoherentes e ininteligibles y a veces acompañadas de mutismo.

  • Coma.

Es uno de los Trastornos de la Consciencia más severos, porque va acompañada de una ausencia  de respuesta a los estímulos internos o externos.

En el cual existe un nivel de vigilia nulo, en el que se puede comprobar una ausencia de reflejos pupilares.

Esta última es conocida como midriasis, esto es pupilas dilatadas sin respuesta a fotoestímulos.

Conclusión.

Para finalizar los trastornos de la consciencia, depende del padecimiento de la persona, algunos son más severos que  otros.

En el que pueden ser producto de lesiones físicas o por problemas propios en el cerebro, como por ejemplo, poco aporte de oxígeno entre otros.

Por otro lado, las drogas o el alcohol, suelen también problemas de trastornos de la consciencia, en el cual para cada padecimiento se aplicará el tratamiento más conveniente.

Si te ha interesado este artículo y deseas profundizar más en el tema te recomendamos echar un vistazo aquí . Si te ha gustado nuestro artículo puedes leer más aquí

Otras publicaciones

No esperes más y solicita tu consulta